Hoy me toca a mí

“Hoy me toca a mí” es un texto escrito por pura necesidad de hablar lo que ya debería estar muy hablado, el artículo trata sobre la situación del profesorado en las escuelas de diseño. Si eres alumno, exalumno o profesional del diseño, igual compartes esta opinión conmigo, o si no estabas al tanto, igual te puede servir para enterarte, o por el contrario odiarme un poco mas. En cualquier caso, por aquí os dejo mi opinión y desahogo al respecto.

Hoy me toca a mí abrir la boca, o mejor dicho mover los dedos, (porque es lo único que me dejan hacer) para contar algo que es una verdad a voces; el tema del profesorado en las escuelas de “diseño”.

Como todos sabemos España es un gran país, tan gran país es, que durante muchos años atrás y por desgracia seguirá muchos mas en adelante, conseguir un buen trabajo no era conseguir un trabajo en el que te realices como persona, consigas méritos propios, prestigio y trabajes las horas que hagan falta,  fines de semana, vacaciones y puentes incluidos, por que te gusta lo que haces y no te quieres jubilar nunca; sino que un buen trabajo es, trabajar lo menos posible, ganar todo lo que se pueda a cualquier precio, y que no me molesten una vez se acaba mi horario laboral. Pues bien, tan así ha sido que durante mucho tiempo todos querían aspirar a plazas de funcionarios, ya sea en el ayuntamiento de turno, con un trifásico de tres pares de cojones, o bien sea en la enseñanza pública, de la que tanto se está hablando últimamente con el tema de los recortes, ( que eso también trae cola, pero no es la cuestión ahora).

Como todo en la vida, los excesos y abusos se pagan, y en este caso nos afecta muy gravemente a los diseñadores. Sí sí, los diseñadores, esos diseñadores que tanto hablan de que los clientes no aprecian el valor del diseño, y que hay que educar al cliente; pues bien, yo opino que mas bien habría que educar primero a muchos “profesores de diseño” por llamarles de alguna manera. Es muy fácil hablar del cliente, de la calle, y dar lecciones a tus alumnos de cómo se tienen que hacer las cosas, con un sueldo fijo en el bolsillo todos los meses, sin haber tenido una vida laboral larga y extendida en la calle, sin haber peleado con el mundo para salir adelante, y sin tener un buen portfolio de trabajos a sus espaldas, para enseñar a los alumnos.

Este es el perfil de la mayoría de profesores de diseño que he tenido durante mis estudios, y por lo tanto el que han tenido muchos otros chavales/as. Por suerte, no todos son así, si no tendríamos un problemón de los gordos, pero sí hay un gran numero de personas que no pasan ni una sola valoración de selección, para demostrar que están capacitados para el cargo, y sin más que hacer ni decir, tenemos que pagar unas matriculas para que esta gente nos “formen” en lo que va a ser nuestro futuro a partir de ahí, ¡que bien oye!. Y si no me pagan este mes por los recortes (que entre otras cosas, a los alumnos ni les va ni les viene), pues mañana no voy a dar clase y santas pascuas, o si se presenta, cancelo la visita prevista que íbamos hacer para el martes, y que le echen la culpa al gobierno de turno. ¡Así sí! ¡así sí que trabajamos bien todos!. En esos momentos, te das cuenta de por qué nunca han sido capaces de estar en la empresa privada, y desde el primer momento quisieron entrar en la enseñanza pública.

Porque diseño no es solo haberse empollado 20 libros sobre la historia de la tipografía, otros 20 libros sobre todo el proceso de impresión offset, y conocer con pelos y señales el horario de todas las clases que se daban en la Bauhaus.

Pero en resumen, este es el perfil del “profesor de diseño” tipo, que abunda en las escuelas públicas de este país, y que por supuesto, como buen funcionario, cobrando toda su vida del papá Estado, despotrica contra cualquier escuela privada, que cuente con profesionales del sector con gran experiencia de años a pie de calle, alegando, y cito textualmente, “esos tienen la metodología donde yo te diga” y continúa diciendo, “estoy harta de profesores que solo saben fardar, y alabarse ellos mismos y a sus propios trabajos”. Pero yo como recién ex-alumno que soy, durante los 3 años de carrera en diseño, les digo que ojalá hubiera tenido un profesor que de verdad me hubiera podido enseñar un buen briefing, un presupuesto real, su propia web, o simplemente que supiera decirme como empezar mi andadura por el mundo real. Pero lamentablemente no ha sido así, y ya sé que hay excepciones, y escuelas en España que no están todavía tan en el medievo, pero lamentablemente, este es el panorama que predomina en estos estudios… Y me pregunto yo, con este panorama desde la escuela, ¿cómo vamos a esperar buenos profesionales en el diseño nacional? A mi parecer, demasiados buenos diseñadores salen para lo que hay enseñando.

­­­­­­­

Artículo por Pablo Sevilla  www.pablosevilla.com

Anuncios

4 Respuestas a “Hoy me toca a mí

  1. Te felicito Pablo por tus palabras, ya era hora de que alguien pensara como yo, creía que era la única que había salido de la carrera sintiendo un vacío e impotencia inmensos. Tras tres años en la escuela, nunca entendí por qué no nos preparaban para el mundo real, ningún profesor ha sido capaz de enseñarnos “diseño”, solo fardaban de sus trabajos (que nunca ví) y eso sí, perder el tiempo, es lo mejor que sabían hacer. De lo único que estoy satisfecha y no del todo, es que aprendí más en el proyecto final yo sola, que los tres años que estuve allí y encima con pegas a la hora de las turorias, con secretismos y sin saber por donde tirar porque tenía la sensación de no haber aprendido nada en esos tres años y me tenía que enfrentar al aprobado final. En fin, podría seguir hablando de esto muchas horas, porque las verdad, decir hay que decir mucho sobre la mala gestión de las escuelas de diseño, sobre el profesorado que no tiene motivación ninguna y sobre las instalaciones y recursos que nos frecen, después de hacer pagado un pastizal durante los tres años. Ahora que he salido al mundo real, a la calle, aunque no tengo trabajo, lo poco que me sale, no tiene nada que ver con lo que enseñan en la escuela! una pena, luego dicen que en España hay mucha ignorancia, no me extraña.

  2. No puedo, como imaginaréis, aprobar la mayor parte de vuestras opiniones. Generalizar es facilísimo, y mezclar conceptos y responsabilidades, más. TODOS los profesores que conozco (son un puñao, ¿eh?) que imparten clases han tenido que demostrar sus conocimientos delante de un tribunal, todos. Otra cosa es que les toque dar una asignatura que no dominan o que el tribunal está amañado. Algunos lo solucionan y otros pasan de todo… Pues sí, es una jodienda. Pero ¿porqué no he repetido ni una sola asignatura desde que estoy en la docencia? Todos los años me toca una distinta… Y es que los funcionarios vivimos de puta madre, preparando las clases de asignaturas que no son nuestra especialidad, corrigiendo al detalle memorias infumables o atendiendo domingos a alumnos nerviosísimos de proyectos, porque no les da tiempo a terminar un trabajo que está erróneamente planteado desde el minuto uno.

    Los profesores que tienen una carrera profesional en la calle antes, durante y después de ejercer se han convertido en profesionales de lo que son (diseñadores, profesores o diseñadores-profesores al mismo tiempo) con mucha práctica. Algunos son buenos y otros malos. ¡Como todo en esta vida! ¿O qué esperábais? ¿Terminar todos de estudiar y que os lloviesen los contratos? ¿Saberlo TODO como en “Matrix”? Decidme en qué estudios uno sale siendo profesional de su especialidad. Se sale titulado o graduado de algo, pero no profesional de nada. Eso lo tienes que demostrar en la calle, como lo hacemos los docentes diariamente para bien o para mal. Si esperábais salir “diseñadores” de la escuela es que sois más inocentes de lo que creía. Eso sí, si queriais salir hechos unos profesionales del copón, con un buen currillo y una experiencia de la hostia, pues a una privada ¿no? Buenos contactos, buenos profesionales, mejores comunicadores y 7,000€ por curso. Además con contactos, fiestas y gente wapa a tope. Evidentemente eso es así. Pero lo que ya no tengo tan claro es que TODOS los alumnos de una privada sean TODOS profesionales formadísimos y buenísimos en sus planteamientos de diseño. Lo son aquellos que se esfuerzan INCLUSO después de estudiar y que tienen posibilidades económicas para empezar con buen pie. Según vosotros, no os hemos enseñado nada. No somos profesionales cualificados porque un profesional del diseño ha de ser un triunfador y tiene que ser un superprofesor que lo sepa todo. Encima ha de atenderos fuera de su horario de trabajo porque pa eso les pagáis, ¿no? Si tenemos vida, “¡qué vagos, cómo desperdician el dinero de los contribuyentes!!!! ¡A picar piedra, hombre ya, que lo que hacen no es trabajo, eso lo hace mi niño!” Y claro, encima hemos de dar las gracias. Hay malos profesores, pero también los hay de buenos. Hay buenos alumnos y alumnos que no deberían perder el tiempo ni hacerlo perder a todo un equipo docente que ha de repartir su tiempo como si fuese una prueba del “Pasapalabra”. Y no me quiero extender desmenuzando las condiciones con las que trabajamos.

    La diferencia entre vosotros y nosotros es que nosotros sí que hemos sido alumnos pero la mayoría de vosotros no tenéis ni puta idea de lo que es ser docente público e interino en este país de mierda. A eso le llamo ignorancia, no a otra cosa. Demostrad lo profesionales que sois y luego tiradnos a los leones… ¡Ah, mísero de mí, oh infelice! ¡Qué insensible soy! Se me olvidaba! ¡Si no lo sois, es por nuestra culpa!… Pues va a ser que no.

  3. Yo tengo que dar mi brazo a torcer hacia Jordi. Creo que te has pasado tres pueblos generalizando tanto con los profesores porque yo he estudiando en la misma escuela que tu y seguramente en mis 8 años de estudio en esa escuela he conocido a más profesores que tu, y los muy buenos los puedo contar con una mano y los muy malos los puedo contar con la otra. No creo que sea para tanto lo que estas diciendo, además que yo sepa solo has estudiado en una escuela, no te has repasado todas las de España para poder afirmar tan rotundamente de que en este país todas las escuelas públicas de diseño tienen unos profesores nefastos. Y de lo que te pueda contar la gente creete la mitad, porque si todos son tan exagerados como tu apaga y vamonos. Y te tengo que decir una cosa, somos lo que somos por nuestras experiencias y te guste o no, haber pasado por esos profesores tan malos o “catastróficos” para ti, te han hecho lo que eres ahora. Aun les tendrías que dar las gracias, yo lo hago. Esas experiencias tan malas me han ayudado a conocer que esta bien y que mal y poder aplicarlo en un futuro, en esta vida hay que aprender de todos todo lo que se pueda y mejorarlo siempre que se pueda y lo más importante: VIVIR Y DEJAR VIVIR, porque no puedes ir despotricando sin pruebas contundentes.

  4. Evidentemente, aquí cada uno barre para su terreno… que las formas con las que se expresa Pablo no sean las correctas, es una cosa y que en muchas cosas tenga o no razon, otra… Yo llevo mucho tiempo trabajando en una empresa (desafortunadamente no del sector del diseño) y veo las diferencias entre una cosa y otra, veo gente que echa más horas de las permitidas para ganar una misera, las cuales tenemos que tragar con todo, sea mejor o peor la faena, echando más horas a cambio de menos dinero, pasándolas muy canutas para llegar a fin de mes y sin tener el más mínimo error porque si no lo haces gente fuera sin trabajo hay a punta pala para sustituirte… pienso que las comparaciones son odiosas, pero sí es verdad que con respecto al profesorado hay de todo: no puede ser que un profesor no de clase o se justifique con no darla porque le han bajado el sueldo, o ya no voy a dar o no dar clase, sino a la actitud que se tiene a la hora de enseñar… posiblemente muchos no me entenderían pero yo les haría una comparación con algun profesor que ha enseñado como dios manda y le diría: esto es enseñar. O directamente le preguntaría: si este es el trabajo que te gusta hacer, ¿por qué no muestras un poco mas de actitud? o al menos, ¿por qué no te esfuerzas un poco más en enseñar? si has elegido que sea este tu trabajo ¿es porque te gusta no? ¿Por qué no lo demuestras? o te preocupa bien poco porque sabes que tienes asegurado un salario mensualmente?. Y no, no digo que sean todos los profesores… yo llevo los mismos años que Vilella en esa escuela, y en esto aludo a lo que ha dicho Jordi del alumnado… con respecto al profesorado: hay de todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s